logorincon.jpg (12356 bytes)

Recuerda que esta pagina la hacemos todos juntos. Envíanos Tus trabajos ! ! !

DIAGNOSTICO DE EDAD GESTACIONAL

INDICE
Introducción
Diagnostico de la conducta fetal
Diagnostico de la condición materna
Educación materna
Examenes de laboratorio
Periodicidad del control prenatal

INTRODUCCION

Los elementos clínicos que se utilizan para el cálculo de la edad gestacional, son el tiempo de amenorrea a partir del primer día de la última menstruación y el tamaño uterino. Para que estos elementos tengan importancia en su utilidad práctica, el control prenatal debe ser precoz, para evitar el olvido de información por parte de la embarazada, y, porque la relación volumen uterino/edad gestacional es adecuada, siempre que el examen obstétrico se efectúe antes del quinto mes.
En niveles de atención prenatal de baja complejidad, y con embarazadas de bajo riesgo, los elementos clínicos enunciados pueden ser suficientes para fijar la edad gestacional y proceder en consecuencia. Idealmente, si se cuenta con el recurso ultrasonográfico, se debe practicar ese
procedimiento para certificar la edad gestacional, teniendo en cuenta que su efectividad diagnóstica es máxima antes del quinto mes (error 7 días) y deficiente a partir del sexto mes (error 21 días).
Es necesario enfatizar que el diagnóstico de edad gestacional debe ser establecido a más tardar al segundo control prenatal, debido a que todas las acciones posteriores se realizan en relación a dicho diagnóstico. El desconocimiento de la edad gestacional constituye por sí mismo un factor de riesgo.
La magnitud del riesgo estará dada por la prevalencia de partos prematuros, embarazos
prolongados y retardo del crecimiento intrauterino en la población obstétrica bajo control.

DIAGNOSTICO DE LA CONDICION FETAL

Los elementos clínicos que permiten evaluar la condición fetal son:

- latidos cardíacos fetales
- movimientos fetales
- tamaño uterino
- estimación clínica del peso fetal
- estimación clínica del volumen de líquido amniótico

Es necesario enfatizar que la alteración de alguno de estos parámetros no constituye por sí solo una justificación para decidir la interrupción del embarazo, sino que deben efectuarse una serie de
procedimientos diagnósticos (ver "Evaluación Unidad Feto-Placentaria" ), los que en conjunto con el conocimiento de la edad gestacional del feto, permitirán, una adecuada decisión obstétrica.

Latidos cardíacos fetales. Los LCF son auscultables con estetoscopio de Pinard desde el quinto mes de embarazo ( 20 semanas). Con equipos portátiles de ultrasonido pueden ser identificados desde las 10 semanas. Su presencia es un signo de vida fetal, mientras que la aceleración de la frecuencia cardíaca con los estímulos externos, o con movimientos fetales espontáneos, es un signo de salud fetal. La frecuencia cardíaca fetal se considera como normal en el rango de 120 - 160 latidos por minuto; valores inferiores o superiores, se denominan bradicardia y taquicardia fetal, respectivamente, y son signos sospechosos de hipoxia fetal.

Movimientos fetales. La percepción materna de los movimientos fetales ocurre entre las 18 y 22 semanas. Su presencia es un signo de vida fetal, mientras que el aumento de la actividad fetal especialmente postprandial constituye un signo de salud fetal. La disminución significativa de la actividad fetal es un signo sospechoso de hipoxia fetal (ver "Evaluación de la Unidad Feto Placentaria").

Tamaño uterino. Desde las 12 semanas de amenorrea el fondo uterino se localiza sobre la sínfisis pubiana y puede ser medido en su eje longitudinal, desde el borde superior de la sínfisis pubiana hasta el fondo uterino. Para esto se utiliza una cinta de medir flexible, graduada en centímetros, la cual se desliza entre el dedo medio y el índice del operador. La madre debe ubicarse en decúbito dorsal con las piernas semiflectadas.

La medida obtenida debe ser localizada en una tabla de altura uterina/edad gestacional; de esa forma obtendremos indirectamente una estimación del tamaño fetal y su progresión en cada control prenatal. En el Servicio de Obstetricia de la Pontificia Universidad Católica se utiliza la tabla elaborada en el Centro Latino Americano de Perinatología (CLAP). Este instrumento para identificar retardo del crecimiento intrauterino, tiene una sensibilidad de 56%, especificidad de 91%, valor predictivo positivo de 80%, y valor predictivo negativo de 77% (Tabla II) . Debe enfatizarse que ese instrumento no debe utilizarse para calcular la edad gestacional en relación a una altura uterina determinada.

Estimación clínica del peso fetal. Probablemente sea uno de los contenidos que tiene mayor dificultad en el control prenatal, ya que exige experiencia para su determinación. En nuestra experiencia, el error de estimación del peso fetal en embarazo del tercer trimestre es 10%. La estimación obtenida, en relación a la edad gestacional, se localiza en la Tabla de Crecimiento Fetal desarrollada por Juez y col, lo que permite el diagnóstico de adecuación para la edad gestacional.

Estimación clínica del volumen de líquido amniótico. Las alteraciones cuantitativas del volumen de líquido amniótico constituyen un factor de alto riesgo de morbilidad y mortalidad perinatal. El oligoamnios se puede sospechar cuando hay una altura uterina disminuída, con una palpación extremadamente fácil de las partes fetales. Este hallazgo debe ser siempre confirmado con ultrasonografía. El oligoamnios se asocia a rotura prematura de las membranas ovulares, retardo del crecimiento fetal, hipoxia fetal crónica y malformaciones congénitas como la agenesia renal. El polihidroamnios se sospecha cuando hay una altura uterina aumentada con palpación dificultosa de las partes fetales. Debe ser siempre confirmado con un examen ultrasonográfico. Se asocia a patologías como embarazo gemelar, diabetes mellitus, hidrops fetal y malformaciones congénitas como la atresia esofágica y del sistema nervioso central.

DIAGNOSTICO DE LA CONDICION MATERNA

La evaluación de la condición materna se inicia con una anamnesis personal y familiar, en busca de patologías médicas que puedan influir negativamente en la gestación. De igual forma se recopilarán antecedentes obstétricos previos, especialmente antecedentes de recién nacidos de bajo peso, macrosomía, mortalidad perinatal, malformaciones congénitas, etc.
Es importante obtener la información del nivel educacional materno, actividad laboral como trabajos con esfuerzo físico importante, contactos con tóxicos, radiaciones o material biológico, con fines de solicitar a su empleador una readecuación laboral o suspender su actividad.
Se practicará un examen físico general y segmentario con fines de diagnosticar patologías
asintomáticas y derivar a especialistas. El examen físico incluye un examen ginecológico en el cual se hace una inspección perineal (descartar hemorroides, plicomas, parásitos externos anales y pubianos, vulvovaginitis, condilomas, etc) y vulvovaginal (tomar Papanicolaou).
Posteriormente, en cada control prenatal, se hará la evaluación nutricional según índice peso/talla, control de presión arterial, albuminuria, hematocrito y examen físico según síntomas maternos.

EDUCACION MATERNA

Este objetivo es fundamental para el éxito del control prenatal y de las futuras gestaciones. De igual modo, la embarazada bien instruida sirve como docente de otras embarazadas que están sin control prenatal o en control prenatal deficiente. El primer control prenatal es fundamental para instruir a la embarazada acerca de la importancia del control prenatal precoz y seriado. Se debe explicar de manera simple y adecuada al nivel de instrucción materno el futuro programa de control prenatal.
Constituyen puntos ineludibles los siguientes contenidos educacionales:

- Signos y síntomas de alarma
- Nutrición materna
- Lactancia y cuidados del recién nacido
- Derechos legales
- Orientación sexual
- Planificación familiar
- Preparación para el parto

* Signos y síntomas de alarma.
La embarazada debe estar capacitada para reconocer y diferenciar las molestias que son propias de la gestación de aquellas que constituyen una emergencia obstétrica y, por lo tanto, concurrir oportunamente al Servicio Obstétrico donde atenderá su parto. De ahí que la embarazada debe conocer la ubicación geográfica exacta del centro asistencial, idealmente debe conocerlo antes de que se presente una emergencia o ingrese en trabajo de parto. Es probable que este punto sea uno de los más estresantes para el grupo familiar y que tiene una simple solución.
La embarazada debe estar capacitada para reconocer flujo genital hemático tanto en primera mitad (ectópico, enfermedad trofoblasto, aborto), como en segunda mitad del embarazo (placenta previa, desprendimiento placenta normoinserta), y reconocer flujo genital blanco (rotura prematura de membrana, leucorrea, escape urinario). Debe estar informada de su edad gestacional y fecha probable de parto. Este último punto genera angustia del grupo familiar y de la embarazada cuando se cumplen las 40 semanas y no se ha producido el parto. De ahí que se debe informar que el rango normal de desencadenamiento del parto es entre las 39 y 41 semanas.
Debe estar informada que los movimientos fetales serán reconocidas por ella alrededor del quinto mes y que su frecuencia e intensidad son un signo de salud fetal.
Debe estar capacitada para reconocer el inicio del trabajo de parto, con fines de evitar concurrencias innecesarias a la Maternidad, y, muy especialmente, la contractilidad uterina de pretérmino. Debe estar informada de concurrir al centro asistencial obstétrico en relación a patologías paralelas al embarazo como fiebre, diarrea, vómitos, dolor abdominal, etc.

* Nutrición materna (ver "Nutrición y Embarazo" ).

* Lactancia y cuidados neonatales. Ver "Lactancia". Simultáneamente, y muy especialmente a las primigestas, se enseñarán aspectos básicos de cuidado neonatal (lactancia, higiene, control niño sano, vacunas, etc).

* Derechos legales. El profesional encargado del control prenatal debe velar por los derechos legales de su paciente. Esto significa que el profesional debe otorgar los certificados respectivos aún cuando la paciente, ya sea por olvido o desconocimiento, no los solicite.

i) Certificado de leche. Toda embarazada en control prenatal
(institucional o privada) tiene derecho a una cuota mensual de leche en
polvo y otros nutrientes según diagnóstico nutricional. Se debe llenar
certificado ad hoc con los datos del profesional, identificación de la
paciente, edad gestacional, diagnóstico nutricional y visación por la Isapre
respectiva. Con este formulario la embarazada retira su cuota nutricional
en el Policlínico del Servicio Nacional de Salud más cercano a su
domicilio.

ii) Certificado de asignación familiar. Toda embarazada con contrato
laboral, o carga de cónyuge con contrato laboral, debe recibir al cumplir
el quinto mes su certificado de asignación familiar.

iii) Licencia de descanso prenatal. Toda embarazada con contrato
laboral debe recibir la licencia de descanso prenatal, sea su gestación
fisiológica o patológica. Este certificado es el mismo de licencia médica
por enfermedad; debe ser otorgado seis semanas antes de la fecha
probable de parto (34 semanas) y puede ser otorgado por profesional
médico o matrona.

* Orientación sexual. Los contenidos de este objetivo deben ser dados a la pareja.
En un embarazo fisiológico la actividad sexual no está contraindicada. Está especialmente contraindicada en metrorragias, o en riesgo potencial de metrorragia, como la placenta previa, y en amenaza de parto prematuro o presencia de factores de riesgo para parto prematuro.

* Planificación familiar. Se deben introducir conceptos generales de planificación familiar, los cuales deben ser profundizados y consolidados en el primer control puerperal.

El método utilizado en el Servicio de Obstetricia de la Pontificia Universidad Católica es el método de la lactancia (LAM), el cual otorga una infertilidad tan eficiente como los métodos tradicionales.

* Preparación para el parto. La atención integral del control prenatal debe incluir un programa de preparación para el parto donde se informa a la paciente cuáles deben ser los motivos de ingreso a la maternidad, los períodos del parto, anestesia, ejercicios de relajación y pujo, y tipos de parto.

EXAMENES DE LABORATORIO
Los exámenes de laboratorio que se solicitan en embarazadas de bajo riesgo son:

- Grupo sanguíneo
- Urocultivo
- VDRL
- HIV
- Hematocrito
- Glicemia
- Albuminuria
- Papanicolaou
- Ecografía

* Grupo sanguíneo. Idealmente, la tipificación del grupo sanguíneo debe realizarse en el laboratorio (Banco de Sangre) de la institución donde se atenderá el parto, con fines de evitar clasificaciones de verificación.

La tipificación consiste en identificar el grupo del sistema ABO y Rh de la madre, y
coombs indirecto.

Si se detecta que la paciente es Rh negativo se manejará de acuerdo a normativa
respectiva (ver "Enfermedad Hemolítica Perinatal").

Si la madre es Rh positivo con coombs indirecto positivo, se procederá a identificar a
qué sistema sanguíneo pertenece el anticuerpo detectado.

* Urocultivo. En nuestra Unidad se efectúa urocultivo a todas las embarazadas debido a la alta prevalencia de bacteriuria asintomática (8,2%) en las madres en control.
Alternativamente se puede realizar un examen de orina completa, el cual se debe
efectuar con orina de segundo chorro, tomado por auxiliar de enfermería capacitada y
con taponamiento de introito, con fines de evitar positivos falsos por contaminación de
flujo vaginal. Si el examen es sugerente de infección urinaria se deberá solicitar un
urocultivo.

* V.D.R.L. Es la sigla (Venereal Disease Research Laboratory) de una prueba no treponémica, utilizada en la identificación de las pacientes que han tenido infección por Treponema pálido (lúes). Se debe solicitar al ingreso de control prenatal, y al inicio del tercer trimestre ( 28 semanas). Para mayor información se remite al lector al capítulo "Sífilis" .

* H.I.V. La detección de anticuerpos del virus de la inmunodeficiencia humana (Elisa), se efectúa en esta institución desde hace aproximadamente tres años. Se solicita en el primer control prenatal a todas las embarazadas en control. Para mayor información se remite al lector al capítulo"SIDA".

* Hematocrito. La concentración de glóbulos rojos se modifica por la hemodilución
fisiológica, por las reservas de hierro y el aporte exógeno de hierro (alimentación y
suplementación medicamentosa). En embarazadas no anémicas se debe solicitar un
hematocrito al ingreso, a las 28 y 36 semanas (ver "Nutrición materna" ).

- Glicemia. Aproximadamente un 5% de las embarazadas cursa una alteración del
metabolismo de la glucosa. El 90% de ellos corresponde a una intolerancia a la
sobrecarga de glucosa que se corrige espontáneamente en el postparto. Se estima que
un 30% de las embarazadas diabéticas gestacionales no tienen factores de riesgo para
diabetes, de ahí que se recomienda efectuar a todas las embarazadas una prueba de
sobrecarga con 50 g. de glucosa oral (valor normal: <140 mg/dl a la hora) alrededor
de las 26 semanas de amenorrea (ver "Diabetes" ).

- Albuminuria. La detección de albúmina en muestra aislada de orina se debe efectuar
al ingreso del control prenatal; si es negativa se efectuará en cada control prenatal
desde las 28 semanas. La detección se efectúa con la "coagulación" de la albúmina en
la orina, cuando a la muestra se agregan 2 a 4 gotas de ácido sulfosalicílico al 20%. Si
se detecta albúmina antes de las 28 semanas, con alta probabilidad se debe a una
nefropatía y se deben solicitar los exámenes pertinentes para realizar el diagnóstico de
certeza. Albúminas positivas en el tercer trimestre habitualmente coresponden a una
preeclampsia.

- Papanicolaou. El embarazo constituye un excelente momento para educar a la mujer
en relación a la prevención del cáncer cérvico uterino. Este procedimiento debe
realizarse en el primer control prenatal como parte habitual de la semiología obstétrica.
El embarazo no constituye contraindicación, como tampoco la edad gestacional, para
realizar el examen. Se debe omitir cuando hay riesgos de sangrado por la
especuloscopía (ejemplo: placenta previa). La experiencia del Servicio sobre 36.524
muestras de Papanicolaou reveló que 688 de ellos (1,9%) presentaban alteraciones
citológicas, como carcinoma invasor (8 casos) y cáncer in situ (24 casos). Como
puede apreciarse el rendimiento es bajo, pero esto es consecuencia de la edad
reproductiva de las mujeres. Todas las embarazadas con edad superior o igual a 30
años deben tener necesariamente un examen de Papanicolaou. A mujeres de menor
edad se les debe efectuar el procedimiento si existen otros factores de riesgo
asociados.

- Ecografía. Ver "Ultrasonografía en Perinatología"

PERIODICIDAD DEL CONTROL PRENATAL

La frecuencia del control prenatal está determinada por los factores de riesgos detectados en esa
gestación y serán necesarios tantos controles como la patología detectada lo requiera.
En embarazos sin factores de riesgo, la frecuencia de los controles debe racionalizarse en relación a
la magnitud de la población obstétrica y los recursos humanos destinados para su control.
Característicamente, los controles prenatales se efectúan cada cuatro semanas en el primer y
segundo trimestre de la gestación. En el tercer trimestre (desde las 28 semanas), los controles son
progresivamente más frecuentes hasta ser cada siete días desde las 36 semanas hasta el término de
la gestación. El motivo de esta secuencia se debe a que desde las 28 semanas en adelante es posible
detectar patologías de alta relevancia con feto viable (retardo del crecimiento fetal, diabetes
gestacional, síndrome hipertensivo del embarazo, macrosomía fetal, amenaza de parto prematuro,
malformaciones congénitas, etc).
En el Servicio de Obstetricia de la Pontificia Universidad Católica, la secuencia establecida es
mensualmente hasta las 28 semanas de amenorrea, cada tres semanas hasta las 34 semanas de
amenorrea, cada dos semanas hasta las 36 semanas de amenorrea, y posteriormente, cada siete días
hasta las 41 semanas de amenorrea. Esto significa que si una paciente ingresa a las 8 semanas y
resuelve su parto a las 40 semanas, contabilizará trece controles prenatales que pueden ser
considerado un exceso, a no ser que al menos tres de ellos sean destinados exclusivamente a
educación materna.
Si los recursos humanos son escasos se puede realizar un adecuado control prenatal concentrando
las atenciones en el tercer trimestre (ejemplo: antes de las 20 semanas, 28, 34, 36, 38 y 40
semanas), pero con una importante educación materna (individual o grupal), especialmente en lo
relevante a síntomas y signos de alarma. Las acciones y procedimientos que se deben realizar en el
control prenatal de la embarazada de bajo riesgo se resumen en la Tabla IV.

LECTURAS SELECCIONADAS

Faúndez A: Control Prenatal. En: Obstetricia. Pérez Sánchez, A., Donoso Siña, E. Eds.
Publicaciones Técnicas Mediterráneo Ltda. Capítulo 12 - Segunda Edición, página 156-167, 1992.

Click Here!